SweetXL
domingo, 9 de julio de 2017

Only you

¡Hola!¿Qué tal? Llevaba mucho tiempo queriendo hacer un post de este tipo, y mi paso por Gran Canaria Make Up, la predisposión de Nicole, y el objetivo de Eduardo Monzón, lo han hecho posible.



El día que decidí matricularme en la escuela, pensé por un momento que estaba loca, la verdad, porque sí, porque yo jamás me imaginé maquillando a nadie, porque creo que el trabajo de los maquilladores es muy grande y con mucha dedicación y vocación, y a pesar de que a mi me encantan las manualidades y esas cosas, y soy creativa, no me veía yo, en el papel de estos artistas del pigmento, del color y de las brochas, la verdad. Pero me fié de la profesionalidad de Alejandro González, y sabía que si los chicos de MasQModa Canarias, confiaban en él, era por algo. Así que empecé con él, en un grupo muy bueno, y con la certeza de que iba a aprender muchísimo. Y así fue. Gracias también, a la profesionalidad de Josué Quevedo, que estuvo todo el curso ayudándonos, para crear estilismos perfectos, puedo decir que no me arrepiento de haber cruzado la puerta.


¿Y porqué ella? Pues porque cuando me dijeron que tenía que hacer un proyecto, no me veía yo maquillando a una de esas modelos de pasarela, la verdad. Siempre, desde un principio (recuerden que el blog se creo en su principio como egoblogger de talla grande, hasta que me di cuenta que yo para posar no servía, y le di el giro), he reivindicado que no sólo en las tiendas se normalicen las tallas, sino que en pasarela, fotografía, y todo lo que tenga que ver con el mundo de la moda, se vean mujeres con algo más de carne (lo de mujeres reales, no va conmigo, porque pienso que todas, sin excepción, somos reales). Y Nicole, era la perfecta. Vale que de cara es preciosa, pero tiene un cuerpo moldeado y sobre todo tiene actitud. Eso es lo que nos ha valido para que mi proyecto, saliera perfecto (para mi), aún con muchos fallos, porque quería enseñar que no hace falta ser 90-60-90, para sentirse guapa, sexy y divertida. Todo eso esta ahí adentro (tócate la cabeza), y sólo tú puedes hacer que te lo creas, nadie más. Only you.


Durante muchos años (ya se los he contado muchas veces), vivía subida a una báscula, a la visión de un plato de lechuga, a un pescadito hervido con verduras, pero también a dos paquetes de Maltesers a escondidas, a una bolsa de golosinas detrás de otra, y siempre a escondidas, para creer (hacerles creer) que estaba a dieta. Y mentira, lo único que conseguía era engordar más, verme mal y encima estar todo el día enfadada, porque tampoco me sentía bien conmigo misma. Yo quería ser esa niña flaquita que todo el mundo quería ver, y no lo conseguía.


"¡Pero que ojos (por poner algo) más bonitos tienes! Seguro que si adelgazaras, te resaltarían más." Las que nunca han estado gordas, gorditas, rellenitas o lo que sea, no lo entenderán, pero esta es la típica frase que te dicen para, según ellos, motivarte. Y no, lo que consiguen es humillarte más. Que es que ¿acaso mis ojos, mi pelo, mi boca o mi cabeza son más bonitos si bajo 20 kilos?. Entiendo que por salud, lo vean así, pero mientras no haya indicios de un problema de salud grave, dejen esa frase para sus adentros, porque lo único que hacen es humillar a esa persona. Tal vez estoy gorda porque tengo un problema de salud, y aún no lo se. Tal vez tengo unos kilos de más porque me veo bien así, aunque me cueste encontrar ropa. O tal vez peso más que otra persona, porque alrededor sólo tengo personas que no miran mi interior sino mi exterior, y terminan por hundirte más.


¿Un maquillaje lo arregla todo?¡Pues, no! Pero si nos ayuda a vernos bien con nosotras mismas, a sentirnos seguras de lo que nuestra cabeza esconde. Porque no debemos ocultarnos, debemos mostrarnos tal y como somos. Debemos creernos que podemos estar perfectas, divinas y guapas, no sólo con un maquillaje o un buen look, sino que debemos aprender a querernos desnudas, a valorarnos. Debemos aprender a saber que todo lo que está ahí, en nuestro cuerpo, es nuestro, y que si no lo queremos nosotras mismas, nadie lo va a querer. Sólo tú te vas a querer como nadie te ha querido nunca, si aprendes a quererte desde el corazón.


Se que es difícil hablar de esta manera, viendo las preciosas fotos de Eduardo Monzón a Nicole, pero les aseguro, que ella ha sido la que me ha inspirado a hacer este post. Porque no conozco a nadie más segura de sí misma, que ella. Desde el minuto cero, logró que todo fuera muy fácil, porque se quiere tal y cómo es. Puede tener sus complejos, como todo el mundo, pero sabe perfectamente que los puede disimular de varias maneras, pero lo que no puede disimular es lo que transmite: seguridad en ella. Me gustaría que todas las que me lean, y lo que me lean, claro, empezaran a valorarse un poco más, a quererse, a mirarse al espejo, ponerse la ropa y disimular los fallos, pero siempre viéndose bien, no disfrazándonos para esconder todo aquello que creemos que es feo. Porque si algo he decubierto con esta sesión, es que lo feo,es lo que nosotros no vemos desde el corazón.


Quizá es más fácil hablar de esto ahora, que el movimiento "curvy" está en auge, con modelos como Ashley Graham, que han hecho que las mujeres con más curvas de lo "estipulado en pasarela", sean "las reinas" de las redes sociales, pero creo que ya era hora. Hay mujeres a las que no les quedan nada bien una talla 36 ¿a que sí? Y sobre todo que al final debemos querernos como somos, sin mirar más allá de una talla o de un número de etiqueta.


Venga, chicas, vamos a ser todas como Nicole. Vamos a querernos, a valorarnos, a maquillarnos un poco, pero a vernos más seguras de nosotras mismas. Si empezamos a mirarnos con el corazón abierto, seguro que podremos lograrlo. Pero abierto de verdad, sin tapujos y sin mirar más allá de donde no hay. Vamos a respetar las "creencias alimentarias" de todos, pero vamos a empezar por mirar hacia nosotras mismas y ver que es lo que queremos y cómo lo queremos. Si luchamos por lo que queremos con cabeza y corazón, y sintiéndonos bien con nosotras mismas, lograremos ser sólo nosotras.


Y ahora díganme¿qué les han parecido las fotos? Vale la pena sentirse una misma bien ¿no? Y si encima está detrás del objetivo Eduardo Monzón, mucho mejor. Porque la verdad hizo que la sesión fuera súper natural y también hizo que Nicole fuera una auténtica modelo profesional. Cualquiera pensaría que se ha pasado la vida rodeada de modelos ¿eh? Gracias, Nicole, por haberle dado un giro espectacular a mi proyecto, y por haber cambiado tu papel de diseñadora, por el de modelo. Y gracias a Eduardo por haber hecho posible lo que queríamos enseñar: naturalidad.


4 comentarios:

  1. Me ha encantado y estoy completamente de acuerdo..hay que quererse a uno mismo con nuestros defectos y virtudes. Sin duda este post es de los más bonitos que has escrito nunca. La modelo de 10 y la fotografía como siempre es espectacular. Felicidades a los 3.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ohhh mil gracias!! Si no nos valoramos nosotras, no tenemos derecho a decir nada de nadie, y mucho menos tenemos derecho a querernos. Porque para querernos debemos valorarnos. Mil besos

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Comparto contigo todo lo que dices, Ángeles, tienes toda la razón. Me ha encantado el post! Nicole es Guapísima y las fotos espectaculares. Os felicito a los tres! ❤❤❤

    ResponderEliminar

¡Anímate a compartir tu opinión!