SweetXL
miércoles, 21 de diciembre de 2016

¡Felices fiestas!

¡Hola!¿Qué tal? Sí, ya se que hace mucho tiempo que no me pasaba por aquí, pero es que el trabajo de ser mamá, de llevar una casa, cumplir con las obligaciones laborales, y sobre todo disfrutar de mis amigos y de mi familia, hacen que se me haga muy complicado escribir con tanta frecuencia.


A todo esto también tengo que añadir, que la otra mitad del blog, Eduardo Monzón, está muy liado últimamente, e inmerso en un montón de proyectos (no saben lo feliz que me hace eso), que no permiten que podamos trabajar juntos, lo que nos gustaría. Pero puedo prometer, y prometo que volveremos lo antes posible.


¿Qué ha pasado todo este año? Pues que quieren que les diga, para mí, después de septiembre, ha pasado volando. Es más, no se si a ustedes les pasa lo mismo, pero yo soy de las que pienso que el principio de año no es el 1 de enero, sino el día en el que comienzan las clases, en septiembre, es cuando, realmente, comienza el año. Sí, en mi caso, llegan los Reyes Magos por adelantado ( 1500 euros entre uniformes y libros), luego ya comienza la rutina de "ya no vamos a la playa, porque ya hay clase", "entre semana no hay móvil", "son las 7:30, arriba", "¿prepararon la mochila?" y todas esas frases de mamis, que durante el verano se nos olvidan. Para mi las vacaciones de navidad son como un puente, en el que desconectamos un poco de la rutina del año, en el que vemos a la familia que está lejos, y que cuando hay niños, se disfruta viéndoles las caras de alegría con los regalitos.


Pues este año, la verdad es que no es que haya hecho mucho fuera de lo normal, o de lo que ya he estado haciendo años atrás, pero si que ha sido especial, porque aunque yo les parezca muy vital, y que no paro, también tengo (como todos los mortales), mi momento de "locura y pasión", y me enveneno. Y a veces ese momento hace que me den bajonas y piense en tirar la toalla. Creo que a todos nos pasa, pero igual que aparecen esos momentos, se van. Y tenemos que pensar en que lo que tenemos a nuestro lado, vale más que lo que ya no está. De esa manera, he canalizado yo este año. Y soy afortunada, porque a mi lado están, quienes quieren estar, y con eso, me basta.


Después de varios desencuentros, Carlos me hizo ver un día que no todo el mundo es perfecto, que hay que decir que no, muchas más veces de las que creemos oportunas, y que así, de esa manera, empezaría a ver la vida de otra manera. Y así ha sido. Muchas veces las cosas no son como nosotros queremos que sean, y si suceden es por algo, así que es mejor dejarlas así, y el tiempo termina por ponerlas en su sitio, y colocarlas donde mejor van. Al final las cosas que vemos de forma negativa, no son negativas, sólo que nos cegamos y las vemos así, y de un lado o de otro, el tiempo termina por colocarlas en el lugar en el que deben ir.


Jolín, y que no puedo quejarme de nada. Tengo una familia (esa que vive bajo mi mismo techo), que no me la merezco, o si, pero que juntos somos un equipazo. Hemos vivido, soñado y realizado un montón de cosas. Nos quedan un sinfín de aventuras, que nos ayudaran a seguir creciendo como familia, porque ahora es cuando empiezan los problemas. La adolescencia acecha en casa, y mis dos hombrecitos, están ya como estuvo el volcán submarino de la isla de El Hierro, en un quiero y no puedo, hasta que vuelva la calma. Y miren que lo hemos pasado mal, que muchas veces estamos en el sofá, Carlos y yo, y le digo: "Si esto me lo dicen hace 11 años, me niego a tener niños ¿eh?", y el me contesta: "Ahora estaríamos de crucero y todo." Y es verdad, los niños cambian todo, y si pensamos que de pequeños gastan mucho, o que tenemos que adaptarnos a sus horarios y esas cosas, cuando van creciendo es más complicado, y la locura de pañales, biberones y demás, da paso a la locura de las peleas por conducta, por orden y por todo, en definitiva. Ellos lo ven todo en negro, y a nosotros nos falta poquito para verlo del mismo color. Pero bueno, sólo me queda pensar en que es una fase, y que ya la pasaremos.


Luego tengo unos amigos que también están ahí para lo que necesite, siempre nos han apoyado en todo, y muchas veces, se convierten en esa familia que almuerza y cena junta, que convierten una quedada improvisada, en una sesión de psicólogo, y que hacen que las lágrimas compartidas, sean menos. Son esos con los que nos reímos mucho (yo la que más), porque están con el cachondeo de: "saca la foto ya" y esas cosas que jamás entenderían amigos que no saben lo que significa un blog. Y eso se agradece, porque a veces hasta me colocan las cosas para la foto y todo.



Y luego soy súper afortunada, porque no tengo treinta mil seguidores, pero tengo a los mejores. Y de eso no tengo duda. Están día a día animándome. Se que pongo cualquier cosa y en seguida interactúan conmigo. No saben la ilusión que me hace compartir con ustedes todas las cosas que para mi son importantes, y que ustedes, opinen igual o diferente a mi, comparten su opinión de manera educada, y a mi eso, me basta. Al principio pensaba que estaba loca cuando escribía por aquí, porque pensaba que no me leía sino mi madre (porque ni Carlos me lee ¿eh?), pero me he dado cuenta que no, que bueno sí, estaré algo loca, pero que ustedes, me leen, y no saben cuanto se los agradezco. Además me encanta que poco a poco se vayan haciendo eco de lo que hacen las marcas en Canarias, que gracias a Eduardo y a sus fotos, van viendo que hacen, maravillas ¿verdad? Y ya verán que en nada, estaremos enseñándoles más cositas.


Ya les dije que no tengo mucho tiempo, pero que cuando me siento aquí, delante de la pantalla y empiezo a escribir, se me olvida todo, así que no podía dejar de pasar un ratito por aquí, y felicitarles las próximas fiestas, sean creyentes o no, la navidad es para disfrutarla, y no sólo El Corte Inglés, sino nosotros mismos. A veces con poco vamos, y nos complicamos en engordar el ticket de la compra, con el "por si acaso...", y no nos damos cuenta que con una simple cena entre amigos, familia o lo que sea, ya tenemos bastante. Lo importante de estas fechas (soy partidaria de hacer fechas especiales, durante todo el año), es compartir, disfrutar y sobre todo, como siempre les digo, sonreír con el corazón, porque al final es quien manda en todo lo que hagamos, y el que hace que nuestra felicidad estalle por todos lados.


Así que ya saben, sonrían, disfruten y vivan la vida a tope. Estamos aquí dos días, y ya uno de ellos nos lo pasamos entre dormir y comer.

¡Felices fiestas!

P.D.: Podría haber puesto otras fotos, pero hoy estoy ñoña, y estas son las que me alegran el día, porque al lado de todas estas personas, más las que no salen en las fotos, que ellos saben quienes son, soy !feliz!
miércoles, 27 de julio de 2016

Con buena vista

¡Hola!¿Qué tal? De vacaciones ¿no? Bueno y quién esté trabajando, también está bien, porque tener trabajo, es motivo de alegría, en estos tiempos que corren. Yo no se ustedes, pero yo en verano suelo aprovechar, no sólo para coger sol y comprar libros y uniformes, sino también para chequear mi vista, cara al curso siguiente.


Llevo gafas desde los 6 años, sí, soy gafotas de toda la vida. Desde que un día le dije a mi madre que las letras bailaban, no he dejado de tener 4 ojos, y cuando hace un par de años, empiezo a ver que la gente usaba las gafas de vista (algo que se usa por salud), como un accesorio más, sin cristales, incluso, me echaba las manos a la cabeza. Yo las odiaba, y ellos privados con sus "gafitas". No lo entendía, la verdad. Lo veía absurdo, ya que para mi, era un incordio.


Soy de las que podría trabajar en la ONCE, perfectamente, ya que tengo en un ojo miopía y en el otro astigmatismo y en uno siete y pico y el el otro, pues otro tanto. Vamos, que sin gafas, o lentillas, no soy nadie. Es más, ahora mismo, con las gafas que tengo, tampoco soy nadie, porque no veo nada. Imaginen el espectáculo en la playa. Ahora, las que me vean en la playa con la sombrilla verde fosforito, entenderán el porqué. Así que me decidí a cambiarlas, y después de ver lo privadas que salieron mis compañeras de la presentación de la nueva colección de Mó Multiópticas, a la que me habían invitado, pero que no pude asistir porque estaba de viaje, me puse en sus manos.


Mis gafas de ahora, también son de Multiópticas, y tengo que reconocer que siempre el trato ha sido perfecto, pero ahora que mis dioptrías habían subido y que había visto unos modelos preciosos, era el momento del cambio. Y todo empezó, con una revisión de la optometrista, para comprobar que todo estaba bien.


Ustedes no se imaginan, lo graciosa que resultó la tarde, porque imaginen yo haciéndome fotos con todas las gafas y los aparatitos estos. Un show, vamos.




Luego llegó el turno de ponernos manos a la obra, y buscar una gafa moderna, bonita, ponible y que me quedara bien. Y ahora ustedes pensarán que me pasé horas y horas eligiendo ¿no? Pues, no. Jéssica, la chica que me atendió, que por cierto, es un amor, ya había echado un ojo a mis facciones, y sabía lo que me iba a favorecer. En eso, les doy un diez a todo el equipo, porque no te venden lo que ellos quieren, sino lo que realmente te queda bien.


De nada me vale que me doren la píldora diciéndome que me van a quedar perfectas, si no es así. Es más. muchas veces nos vamos a una marca determinada, pues por la fama, la moda, o lo que sea, y no nos damos cuenta que hay otras posibilidades, a mejor precio, que valen más la pena. Esto me pasó a mi al probarme estas Carolina Herrera y estas Tous, que no me quedaban del todo bien.



Así que pasamos directamente a la colección de , y me enamoré de unas cuantas, como pueden ver, pero que al final, como me decía Jéssica, debía mirar a que le iba a sacar más partido, ya que con mis dioptrías, no es plan de cambiar de gafas porque sí. Ya saben que suelo mirar mucho el bolsillo, y si que es verdad que en cuestión de salud, no debemos mirarlo, hay cosas en las que sí podemos ahorrar. Y sinceramente, Múltiópticas, es de esos sitios en los que la calidad y el precio van de la mano. De hecho tienen ofertas de gafas de vista y de sol continuamente. Y no, no es un post patrocinado ¿eh? Lo hago porque muchas veces me piden consejos de gafas, y aunque la mayoría me pide consejo para gafas de sol, creí que esta era una buena oportunidad para empezar a conocer la marca, para en el próximo post, hablarles de las de sol, también, de cara a la nueva temporada. Aunque parezca una tontería, las gafas de sol, son esenciales, y más en nuestras islas, donde el sol es diario.








Bueno y después de todo este rollo que les he soltado ¿con cuál creen que me habré quedado? Y sobre todo, díganme ¿qué les han parecido las que me he probado?


Yo,como siempre, les aconsejo, bajo mi experiencia, que vayan a Multiópticas, que se prueben y reprueben, que se dejen aconsejar y que sobre todo, busquen lo que se adapte a sus facciones y a su bolsillo.


Este es el equipazo de la tienda Múltiópticas del C.C. El Mirador, pero en cualquiera de los centros que hay repartidos por todas las islas, seguro que les atienden de maravilla, porque si de algo pueden presumir, es de ser profesionales desde el minuto 0.


Nos vemos en nada, y con gafas nuevas.
lunes, 18 de julio de 2016

Moda Calada 2016

¡Hola!¿Que tal? Ya saben, los que me siguen de siempre, que soy muy defensora de los nuestro, de nuestra identidad canaria, que como dice mi marido, me gusta más una vasija de barro que nada. Pues bien, este sábado pasado, tuvo lugar una nueva edición de la Pasarela Moda Calada, en Ingenio.


De padre legañoso (del Carrizal), que no es lo mismo que ser de Ingenio, me he pasado la vida, viendo calados. Sí, por suerte, tengo tía caladora, que hace de todo porque su trabajo se vea recompensado (cosa que es muy difícil), así que cuando se unen dos de mis pasiones, no puedo perdérmelo, pero este año, pese a la invitación que recibí por parte de Mercedes Rivero, de la agencia Model´s (Gracias, Mercedes, por haberte acordado de mi), me era imposible ir, porque estaba de viaje. Pero a través de redes sociales (me ha costado mucho encontrar imágenes), pude echar un ojo a todo lo que allí se mostró, y por aquí, les voy a dejar algunas de las cosas que más me gustaron, pero no sin antes enseñarles todas las empresas colaboradoras que participaron, porque han sido bastantes, y se, que sin su ayuda y colaboración, nada de esto hubiese sido posible.


Entre los diseñadores de nuestra isla, contaron con todo un experto, ya, en pasarelas, como es Aday Batista, que tras su flamante paso por el pasado Bridal Collection, por lo que pueden ver en las fotos, ya va apuntando maneras de grande.




Stephane Suárez, me ha sorprendido gratamente, no sólo por la mezcla de colores "fuertes", sino por el atrevimiento de mezclar, un clásico como es el calado canario, con unas sandalias con calcetines, que son plena tendencia. Ya sólo con ese toque, me conquistó.





Chacho Chacha, es otra de esas firmas, que van adentrándose cada vez más, y si tengo que reconocer algo, es la magia que desprendían los sombreros y los fajines, Me gustaron muchísimo.


Les dejo también con imágenes de diseñadores noveles, que me han llamado la atención, aunque seguro que después podremos ver más fotos,y me enamoraré de algún otro (me suele pasar muy a menudo).







Debo reconocer, que este año, el Cabildo de Gran Canaria, con Minerva Alonso a la cabeza, se ha lucido mucho, ya que no sólo han apostado por diseñadores noveles, sino que han contado con la participación de Tenerife Moda, que ha hecho un muy buen trabajo, contando con los diseñadores Javilar y Néstor Rodríguez, junto a los tocado de By Loleiro. Tengo que decir que este "hermanamiento", me encanta, porque todo suma.





Y después de todo esto, lanzo una pregunta:

¿Cuándo veremos bañadores o bikinis con nuestro tradicional calado canario en la Swimwear Fashion Week de Gran Canaria Moda Cálida?

Ya el año pasado, pudimos comprobar que los diseños de Croissier Swimwear, lucieron como ninguno con esos toques de aguja tan especiales que tienes las caladoras de Ingenio, así que no descarto que alguna marca participante, vuelva a contar con ellas ¿no?