SweetXL
domingo, 9 de agosto de 2015

¿Por qué?

¡Hola! ¿Qué tal? Antes de comenzar mis vacaciones de verdad, esas en las que desconectas de todo y del todo, les traigo un post lleno de palabras y de pensamientos. Así que si me vas a juzgar, mejor no lo leas.


Lo de desconectar del todo se me coló. Soy bloguera y no entiendo un día sin visitar las redes sociales, incluso las de aquellas personas que no me caen bien. Sí, en este mundo hay gente a la que no le caemos bien o nada bien, y que a veces es recíproco y otras veces no, pero es así.

Desde chiquitita he sido gordita, bueno, miento, he estado como un tonelillo. Me pasé mi infancia siendo la gorda de la clase, la gorda del instituto, la gorda de la carrera y la gorda a la que se le acercaban los chicos para ligar con mis amigas las monas.


Sí, era la niña a la que su madre y sus tias le hacían los vestidos. La que para ella los carnavales empezaban tres meses antes porque tenían que hacerme los disfraces porque no había talla. Ahora entiendo porqué no me gustan las fiestas de máscaras. Era, y soy, aquella niña que sólo usaba bañador de piscina para ir a la playa porque los que me podían valer ya eran con relleno y todo. Les escribe la que supo lo que era el ajetreo de una boda desde los diez años cuando hizo la primera comunión, ya que para encontrar el vestido nos costó como el de una boda.


Pero a pesar de todo he sido y soy feliz. Soy feliz con lo que tengo y con lo que soy (espero que Bustamante no me pide el copyright por haber citado una de sus canciones). Ahora pasado el tiempo me doy cuenta de lo crueles que pueden llegar a ser algunas personas y durante mucho tiempo. Y ¿me he dado cuenta ahora? Pues no, desde siempre lo he notado, pero es quizás ahora cuando veo que mi cuerpo ha cambiado y que mi mente es otra también, cuando me doy cuenta que quizás yo sufrí cuando pequeñita, cuando de adolescente te pasabas la vida "a dieta" , cuando no encontrabas tallas, cuando era una odisea ir a comer a un restaurante porque pensabas que todos te miraban porque comías como una foca, cuando ibas a subir a un ascensor y subías la primera para que nadie notara el peso cuando subías tu.


Todo eso cambia el día que decides cambiar tu vida, que bajas 30 kilos y te das cuenta de que sabes sacarte partido a ti misma, que sabes lo que te sienta bien y lo que no. Cambia en ese momento que miras hacia atrás y sólo ves que quedan esos amigos que siempre han estado ahí, y que se enlazan con todos esos que a lo largo de los años y por diferentes circunstancias se han unido y ahí se han quedado. Animándote en cada paso que das, como si fueran tu familia. Sí porque muchas veces tu familia también se ha reido de tí, se ha mofado y no se han dado cuenta del daño que hacían. Quizás lo de los "amigos" que se reían se puede entender, porque simplemente no tienen porqué tenerte cariño, pero lo de la familia hay muchas veces que no se entiende, pero bueno las cosas son así.


¿Y saben cuando cambia del todo? Cuando después de encontrarte con mucha gente del colegio, del instituto y de la universidad que te dicen: "¡Pero que guapa estás!". ¿Perdona? ¿Ahora resulta que soy guapa para ti? Mi corazón no ha cambiado, pero el de esas personas sí. Y lo mejor es cuando no te han hablado nunca o tu sabías que te ignoraban o que no te dejaban entrar en un grupo porque eras "la gorda", ahora resulta que "quiere todo contigo".


Yo habré cambiado físicamente, pero sigo siendo la misma. Tengo la misma mala leche que tenía antes, tengo la misma voluntad de ayudar que antes y sigo teniendo los mismos defectos y virtudes que con treinta kilos más.Asi que a todas esas personas que se dedican a reirse, mofarse, burlarse, hacer el vacío y demás a una persona que tenga 10, 20, 30 o 40 kilos más que otra persona, les mando un mensajito:

"Mirense en un espejo, porque quizás en un momento el patito feo llega a ser cisne y quizás la carroza en la que estaban ustedes montados se vuelve calabaza en cuestión de 10 años."

Recapacitemos señores y señoras, ahora que soy madre se lo que duele que se rían de un niño o una niña y no me gustaría que ni mis hijos ni sus amigos y amigas sufrieran lo que los gordos, los paletudos, los gafotas y los que no podían tener unas "nike" sufrimos durante mi época.

Y yo quiero agradecer a mi madre, a Carlos, a mis peques, a mis amigos y a todos esos seguidores que siguen ahí y que les guste más o menos lo que enseño o lo que escribo, tienen corazón y saben entender que los gordos también tenemos corazón y no es en forma de hamburguesa. Y que se nos conquista con amor.



Nos vemos en Septiembre. Voy a ponerme mi bañador y a seguir leyendoles por aquí. Sí, a ti también, que sabes que te leo igual.

Si quieren saber algo más de mi vida, tienen tanto Facebook como Instagram. Pedazo de invento el del Instagram. Gracias a mi amiga Gema (demayorquieroserpersonalshopper) por decirme que tenía que descargármelo.

¡Feliz verano!

7 comentarios:

  1. Pedazo post!!! Yo también tengo un recuerdo espantoso de lo que fue la búsqueda de mi vestido de comunión, ninguno me entraba!!! Te cuento una cosa, el otro día le enseñé las fotos de la comunión a mi primo (tiene 5 años) y yo le dije: "estaba gordita" y el me respondió: "estabas creciendo". Adoro esa edad en la que aún no estás influenciado por los cánones de belleza que nos imponen y ese amor incondicional que te profesan los niños cuando te quieren.
    Un beso guapa!! Disfruta de tus vacaciones 😘😘😘😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, lástima que luego ese estás creciendo se transforme en rechazo. Es algo que debemos cambiar ya. No podemos seguir así. Intentaré disfrutarlas al máximo con mis tres hombres. Mil besossss

      Eliminar
  2. Cuánta razón amiga!! Nunca me ha gustado que se describa a las personas por su peso en ningún sentido, Pepita la gorda o Juanita la flaca..ojalá para describir a las personas dijéramos Pepita la del gran corazón o Juanita esa chica tan solidaria...si de verdad valorásemos esas cualidades y no las del "envoltorio" nos iría mejor a todos.
    Disfruta con esa preciosa familia de

    ResponderEliminar
  3. Ains se me quedó a medio! Disfruta un montón con esa preciosa familia y que recuerde todo el mundo que para el "envoltorio" puede haber remedios, cremas u operaciones, aunque al final los años pasan para todos, pero el corazón no tiene arreglo, y quien no lo tiene bonito jamás lo tendrá, y a ti de esa belleza te sobra. Y la de fuera también!! 😘😘😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabes que te quiero amiga! Y ya sólo con eso no necesito decir nada más.!!

      Eliminar
  4. Cuando te descubrí hace algo mas de un año, ya sabía que me ibas a gustar y a caer bien, me ratifico, me encantas. Yo al contrario que tú, es ahora que en estos último años he engordado y me ha costado mucho sufrimiento escuchar a todo el mundo diciendo cosas sobre mi peso. Hace un año empecé a trabajar mi persona internamente, y ahora te puedo decir que no me apetece perder ni un gramo, que me gusta como soy, que mis kilos y estrías son mi vida, un mapa que refleja todas mis aventuras y desventuras, lo que hacen que hoy sea así, y me gusto muuuuucho.
    Un beso fuerte nena y nos vemos por Insta y Face..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que eres tan linda........ Mil millones de besos preciosa!!!

      Eliminar

¡Anímate a compartir tu opinión!