SweetXL
sábado, 22 de febrero de 2014

Una de piececillos

¡Hola!¿Qué tal han ido estas semanitas? Antes que nada decirles que mi ausencia se debió a que Eduardo cogió unas semanitas libres para hacer unos cursos, pero ya volvemos a la carga la semana que viene y con muchísimas novedades. Ya lo verán, y esperamos que les guste tanto como a nosotros.

El sábado pasado nos invitó Begoña Zapatero,a mi amiga y compañera Salomé (Lookamblog) y a mi, a una sesión de "pedi-spa". Sí, han leído bien, pedicura-spa. La creadora de la idea fue Yaiza Pérez, la propietaria del Salón Rosmen. Gracias a ella y a Charo, la esteticista, pasamos una mañana de sábado muy relajadas. Imaginen como salimos.




Nos sentamos en un sillón muy confortable, con una bañerita de agua calentita incorporada. Metimos los piececitos en el agua caliente con sales y comenzamos a disfrutar.


Para los talones y almohadilla de la planta del pie, Charo utilizó "Duriblan", un producto para reblandecer las pieles duras. Nos los cubrió con papel film transparente, que no se retiró hasta casi el final de la sesión. Comenzó a trabajar los dedos y uñas. Las uñas se cortan y se liman, pero nos advirtió que el limado debe ser de lado a lado y luego matear en los lados. Nos puso de nuevo "Duriblan" con algodón en las uñas para reblandecer la uña. Tras unos minutos retiró los algodones y comenzó a trabajar la cutícula. Pasó a pulir las uñas con una limita y limpiar el interior con un palito de naranja.


Utilizó un torno para retirar cutículas. El torno lleva unas piezas que se llaman fresas, que se intercambian dependiendo del uso que se le vaya a dar. Tras este proceso mecánico, nos hidrató los pies enteros con aceite de argán y retiró el film, para poder trabajar el talón y planta del pie.


Nos envolvieron los pies con un peeling de manteca de karité con extracto de coco, para luego meterlos en agua y retirarlo. De esta manera ya comenzaba el proceso de color y secado. En mi caso elegí el tono "Plum Noir" de Orly.


La verdad es que fue un sábado diferente. Nos lo pasamos en grande, hablando y riéndonos. Al fin y al cabo somos "mamis" y este huequito libre, nos sirvió para desconectar. El Salón Rosmen es súper coqueto y sus tonos naranja me encantaron. Pero lo más que me gustó fue el trato, tanto de Yaiza como de Charo. En todo momento estuvieron muy atentas a nosotras y respondieron a todo lo que le preguntábamos.

1 comentario:

¡Anímate a compartir tu opinión!